Cuando se habla de la génesis de la maldad es inevitable que salga en la conversación el debate: ¿una persona nace malvada o se vuelve malvada? La maldad tiene una única manifestación: la psicopatía. Varias personalidades se comportan dentro de los parámetros de lo “malvado”, la llamada triada oscura de la personalidad involucra a los maquiavélicos, narcisistas y psicópatas, y como he dicho en una entrada anterior no estoy de acuerdo con el constructo maquiavélico, este es una mezcla de narcisismo y tendencias antisociales. En la triada se considera a la sociopatía y la psicopatía como psicopatía y punto, para sus autores el trastorno antisocial de la personalidad, la psicopatía y la sociopatía son sinónimos, lo que yo no respeto ni acepto, no tienen un mismo origen, y aún siendo su patrón conductual similar, sus variables psicológicas no lo son.  Sociopatía es sinónimo de trastorno de la personalidad antisocial más no de psicópatía. Aquí les dejo un modelo que va a ilustrar perfectamente qué las diferencia, extraído del filme Kill Bill: Volumen 2: la mitología que rodea a los superhéroes es fascinante, en especial la de supermán, no solo es grandiosa, es única. Bien, un elemento de la mitología del superhéroe es que en él coexisten tanto el superhéroe como su álter ego: Batman en realidad es Bruce Wayne, spiderman es Peter Parker. Si nos centramos en Peter Parker vemos que cuando el personaje se despierta por la mañana, es Peter Parker, se tiene que poner un disfraz cada vez que quiera pasar por spiderman. Y por eso no hay nadie como supermán. Supermán, no se convertía en supermán, supermán nació como supermán. Cuando supermán se despierta, es supermán. Su alter ego es Clark Kent. El traje con la “S” roja y grande es la cobija en la que estaba envuelto cuando los Kent lo encontraron. Esa es su ropa. Lo que Kent usa, las gafas, el traje de ejecutivo, ese es su disfraz. Es el disfraz que supermán usa para encajar con nosotros. Clark Kent es como supermán nos ve. ¿Y cuáles son las características de Clark Kent? Es débil, es inseguro, es un cobarde. Clark Kent representa el odio y el narcisismo que supermán procesa por la humanidad. Expuesto este símil vamos al asunto: supermán es el psicópata, y spiderman el sociópata. La configuración genética de un psicópata hace que sienta que su parte humana es victimizada para después proyectarla en nosotros, con todo el odio que conlleva. Nunca ha desarrollado un vínculo afectivo, el odio viene desde el primer momento que su cabeza ve la luz en este mundo. Los traumas ambientales, tales como una infancia llena de malos tratos hacen que una persona normal quiera protegerse con un nuevo ropaje, el odio, para que no lo vuelvan a dañar más, convirtiéndose pues en otra persona. El odio por lo que respecta al psicópata nace con él, mientras que el sociópata lo adquiere como medida de protección justificada por su experiencia real. Por ejemplo: un niño maltratado ya sea por sus padres, sus hermanos, etc es común que en la escuela o instituto acose escolarmente a alguno de sus compañeros más débil con objetivo de sentir que es victimario y no víctima, puesto que sus creencias anormales instauradas en él por sus malas experiencias le dicen que quien es débil es destruido y al contrario si es poderoso, y esas creencias erróneas que se van instaurando a lo largo de los años desarrollan en él una personalidad antisocial. Comenzará con un trastorno disocial, que si no recibe un intenso programa de psicoterapia acabará por cristalizar en su adultez en un patrón enfermizo de personalidad. Sociópata y psicópata son términos intercambiables respecto a lo conductual, pero no a nivel mental. El sociópata desarrolla afecto por quien se lo brinda, siente empatía y puede lograr la reinserción, por lo general una vez en la cárcel, con programas de psicoterapia que eliminen sus creencias anormales. El sociópata tiene solución. Sin embargo en el psicópata con un odio sin causa ni explicación, será igual SIEMPRE, su alma no tiene salvación.

Hay un hombre en el bosque, merece la pena verlo, se reirán pero les dará mucho que pensar.

Quilato Ótefe.

A %d blogueros les gusta esto: