La pregunta a la que todo el mundo quiere un sí por respuesta: ¿es el psicópata un enfermo mental? Lástima para el interrogador… la respuesta es un rotundo NO. Yo no soy hombre de no dar explicaciones así pues voy a explayarme en este punto. ¿Qué es un trastorno de la personalidad? es un patrón de conducta anormal asociado a una o varias áreas de la personalidad del individuo. Las áreas de una personalidad son: esquizoide, evitativa, dependiente, histriónica, narcisista, antisocial, sádica, compulsiva, pasivo-agresiva, masoquista, esquizotípica, límite y paranoide. ¿Quién no ha sido desconfiado alguna vez? ¿O quién no quiere un rato de soledad de vez en cuando, tener su espacio? ¿O a quién no le ha dado vergüenza una situación? ¿O quién no se ha aguantado las ganas de agredir a alguien cuando le han hecho daño y lo ha dañado pasivamente de forma indirecta? Sí, todos somos de todo, es decir, todos somos narcisistas, antisociales…, etc. Se considera que una persona padece un trastorno de la personalidad cuando una de las áreas de la personalidad está perturbada, es decir, funciona de forma anormal. Este funcionamiento anormal tiene origen en la genética y el ambiente, por ejemplo: una persona puede nacer de por sí con un sistema nervioso que le genere mucho miedo, son bebés que cuando nacen los latidos de su corazón son más rápidos que el resto, en la escuela e instituto sufrir de bullying por los niños más crueles, haber tenido padres negativos que no le han elogiado, y de adulto sufrir un trastorno de la personalidad por evitación (timidez extrema), puesto que su miedo, innato, más su deficiente socialización producto del ambiente han desembocado aquí. Nota: los trastornos de la personalidad son muy frecuentes, se estima que un 10% de las personas los padecen, es decir, que todos tenemos amigos, familiares, con uno o varios trastornos de la personalidad, 4.600.000 personas en España los padecen, ¿les parece poco? Y con lo dicho siguen pensando que no he explicado mi respuesta anterior, siguen pensando: ¿por qué no están locos, están perfectamente cuerdos y son plenamente conscientes de lo que hacen? bien, todas las personas, todas, somos diferentes, eso se debe a nuestra configuración genética y nuestras experiencias vividas, todos estamos trastornados, locos si quisieron llamar a los trastornos de la personalidad enfermedades mentales, en mayor o menor medida. La personalidad normal se define como la personalidad cuyos trastornos no le impiden hacer una vida normal. Una persona con rasgos de personalidad descompensados no está loca. Hace lo que quiere con pleno conocimiento y con plena voluntad, no escucha voces, ni se cree Napoleón, ni piensa que ha inventado la salvación del mundo, ni asocia el número de la puerta del hospital con el número de la tumba de su padre y piensa que hay un complot en su contra, no. Ser muy tímido, muy vanidoso, muy MALO, no es estar enfermo, es una forma de relacionarse anormal. A modo de risa: el trastorno antisocial de la personalidad podría traducirse con trastorno de malo, que es malo y punto. En lenguaje coloquial: una persona que sufre un trastorno de la personalidad siempre se ha relacionado con “uff, ese hombre es muy raro, muy raro, muy raro”, quien es narcisista se ha asociado con “pff, qué chulo de mierda es, pff muy fanfarrón” de quien es evitativo se ha dicho “pff, le da miedo hasta de abrir la boca para hablar” de quien es dependiente… “pff, no sale de las faldas de la madre” de quien es paranoide “pff, no se fía ni de su sombra” de quien es antisocial “¡pff! ese hombre es el bicho más malo que hay encima de la tierra, ese no tiene amigo”. Y así podría continuar. Se dice “trastorno” porque esa persona “no es común” es “anormal”, para que me entiendan: una persona con un CI de 150 es “anormal” puesto que muy poca gente lo tiene; con un trastorno de la personalidad pasa igual, los padece una minoría, no tan minoría, un 10% frente a un 90% de personalidades adaptadas, se les llama trastornados, pero no en el sentido de trastornado mental, sino de “anormal” “diferente”. Por ejemplo: un psicólogo, psiquiatra nunca va a escribir en un informe “este señor es un hijo de la gran puta”, pero si va a anotar “este hombre padece una severa psicopatía en alto grado”. En la siguiente entrada voy a explicar cómo el psicópata crea trastornos de personalidad, y mentales, en los demás. El psicópata es quien manda al psiquiátrico a la mayoría de los enfermos. Gracias al psicópata la psiquiatría y la psicología se lucran económicamente.  Tan cuerdo es el psicópata que tal vez, indagando, se pueda encontrar a varios psiquiatras y psicólogos psicópatas al canto de Hannibal Lecter. ¿Han oido hablar alguna vez de Radovan Karadzic? Fue un psiquiatra yugoslavo que junto con Milosevic cometió los crímenes de guerra más espeluznantes y escalofriantes que puedan concevir. Creó guerra, la guerra de la antigua Yugoslavia, para satisfacer sus tendencias psicopáticas. Yugoslavia era un lugar donde la gente convivía, donde todo funcionaba bien, hasta que llegaron estos señores… Karadzic, psiquiatra, y Milosevic, y la que armaron… quedó para la historia: una sangrienta guerra donde no hubo más que angustia, dolor y sufrimiento. ¡Alguien tendrá que a ver que trastorne y enferme a los demás! ¿no es así? ¿Cómo ganaría un médico dinero si no hubiera virus, enfermedades que enfermasen a la gente? Como veremos en próximas entradas el psicópata es el causante de LOCURA, y por tanto es el único “loco”, entre comillas pues no lo está, de verdad.

Quilato Ótefe.

A %d blogueros les gusta esto: